Social Networks

Pablo Canosales | LA CABEZA DEL DRAGÓN
15934
post-template-default,single,single-post,postid-15934,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-12.0.1,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive
 

LA CABEZA DEL DRAGÓN

LA CABEZA DEL DRAGÓN

Se me hace difícil escribir en primera persona. Pese a escribir para el teatro se me hace difícil la escritura cuando tengo que hablar de mí. Y además sabiendo que todo el que lea esto sabrá que estoy hablando de mí. Y no a través de diálogos y escenas. Aunque ahí también estoy hablando de mí. Pero eso es otra cosa… No obstante, y pese a que nadie me obliga, ahora mismo ando un poco nervioso escribiendo sobre mí. Supongo que tecleo con rapidez para evitar el folio en blanco, o el post en blanco, como se diga ahora…

Resulta que este Blog De Entradas que ahora comienzo, nace con la idea de contar mis experiencias en torno al teatro. No pretendo que esto sirva de algo a alguien, tampoco creo que sirviese para nada, así que principalmente lo hago para mí pero con la intención de compartir mis “viajes” con todo aquel que lo desee. Como mero compañero. Como el que se sienta junto a ti a compartir momentos.

Debería comenzar esto que ahora comienzo hablando un poco sobre mi trayectoria o sobre cómo llegué a esto del teatro. Pero no lo voy a hacer. Me voy a limitar a explicar un poco, quizás por encima, lo que me viene ahora en este año. Llevo meses trabajando en la web y así recopilar lo hecho hasta el momento y así de paso, escribir las cosas que me ocurren. Así que vamos allá:

El 2017 comenzó con prisas, como a todos supongo. Pero es que se editaron mis textos La necesidad del náufrago y Musarañas en ESPERPENTO EDICIONES TEATRALES. De la mano de Fernando Olaya, vio la luz una edición muy bonita con prólogo del maestro Alfonso Zurro, amigo y profesional al que admiro profundamente. Y esto me hizo feliz.

Además, en este año también colaboré en varias publicaciones colectivas en Madrid y Logroño: Ilústrame, Quintos bajo luna y Vaporete y yo. ¡Sólo como dramaturgo! ¡Qué bonito! No sólo escribía para montar obras. También descubrí lo que era escribir para que permaneciera en los libros y otros lo lean. Esto también me hizo feliz. Muy feliz.

Además, retomamos ¿Qué se esconde tras la puerta? un bonito proyecto que tuve la suerte de llevar a término gracias a un equipo inmenso de profesiones que tuvieron la generosidad de colaborar. Hicimos un semi-montado el Día Mundial del Teatro de 2016 en el Teatro María Guerrero del Centro Dramático Nacional y, a partir de ahí, comenzó un nuevo camino. Con sus altos y sus bajos a los que pudimos sobreponernos. En Febrero de 2017 pudimos presentarlo en mi tierra, Almonte (Huelva). ¡Qué bien me reciben siempre en mi tierra! Y comenzó una nueva etapa para el espectáculo que, aunque fue corta la experiencia, caló bien fuerte en mi interior. Aprendí mucho. Y sufrí. Y reí. Y aprendí… Y esto también me hizo feliz.

En 2017 cerramos otra bonita etapa para La necesidad del naúfrago. Tras siete meses en cartel en el Teatro Alfil, haber vuelto a casa (Sala Cero de Sevilla) y haber cosechado premios en diferentes festivales, decidimos guardarla con cariño y amor. Se estrenó en Diciembre de 2014 y aún seguíamos vivos sillas arriba y sillas abajo. De hecho, volvemos para darle un “cierre real” (Parece que nuestro “náufrago” no quiere morir). Y esto también me hace feliz.

En Septiembre me zambullí en Aire siempre de viaje un texto de Sara García Pereda. Un trabajazo muy difícil de abordar porque era completamente diferente a lo que yo estaba acostumbrado a hacer. Pero los retos siempre son interesantes y cuando se te ponen en el camino, hay que cogerlos con fuerza. Y así lo hice. Tres meses en El umbral de Primavera y llenando casi todas las funciones. Gracias por engañarme Sara. Está siendo muy bello el viaje. Esto también me hace feliz.

Por otro lado, se ha retomado un proyecto que escribí “a medida” para mi amigo Juando Martínez con un título casi imposible: Últimamente estoy muy fervoroso pero lo que realmente quiero es estar enamorado. Un espectáculo concebido como proyecto final de carrera para él y para Tania Tajadura, escenógrafa y figurinista y luz fundamental de Sieteatro Producciones. Gracias a su buen hacer y a todo el equipo se ha visto materializado en espectáculo profesional y que ahora está volando en Madrid. Gracias a Rebeca, la directora. Y gracias equipo. Y también me hace feliz.

En Diciembre de 2017 tuve una experiencia maravillosa. Fui invitado a participar en el II Festival de Teatro en Español en Atenas (Grecia) donde se presentó una pieza escrita para la ocasión que posteriormente se editará en un libro. Allí conocí a gente maravillosa, que es lo más bonito realmente. Y esto me hizo muy feliz también.

Ahora, el 2018 comienza cargadito porque arrancamos mi primer laboratorio de creación titulado #EscenarioAPieDeTexto que tendrá como objetivo la elaboración de un texto a pie de la escena con actores profesionales y que verá la luz en el mes de Abril en los Teatros Luchana de Madrid. Este mismo texto se publicará en la Editorial Acto Primero a finales de año. Así que imaginaos lo feliz que me hace esto. Inmensamente feliz.

¡Y ya está! Paro de escribir que me he venido arriba. Supongo que si has llegado hasta el final eres un valiente que ha aguantado esta parrafada inmensa de emociones. Prometo que las próximas entradas que vengan serán más cortas, pero claro… Esta es la primera. Y espero que de muchas más.

POSDATA: El título viene a ser el inicio de todo. Con siete años, cuando me apunté a las clases municipales de teatro formé parte de La cabeza del dragón de un tal Valle Inclán al que no tuve ocasión de conocer. En aquella época no tuve un papel de los llamados “importantes”. Fui testigo directo del corte de la cabeza de aquel dragón. Hoy soy el que agarra al dragón. Estoy feliz de no ser testigo del teatro, sino ser parte del teatro. Y espero que el teatro me permita seguir formando parte de esto por más tiempo. ¡PORQUE EL TEATRO ES LA HOSTIA!

Pablo Canosales.
Enero 2018.